sinkmar

LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO

460101.jpg
460102.jpg
460103.jpg
460104.jpg
460105.jpg

LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO La mayor obra del mundo en piedra

Por mucho que hayamos oído hablar, leído, o visto en infinidad de películas y documentales sobre las pirámides de Egipto, nada es comparable con la sensación de encontrarse frente a frente con las que sin duda son las más grandiosas obras arquitectónicas de toda la historia de la Humanidad. Esas impresionantes moles de piedra rodeadas de un misterio que incluso hoy en día, en el tan esperado siglo XXI, no se ha podido descifrar por completo, nos hacen sentirnos pequeños e insignificantes. Pero no olvidemos que, como continuamente repiten las guías turísticas de Egipto, aunque las pirámides nos hagan sentirnos pequeñas a las personas, fueron personas quienes las construyeron. A los egipcios les molesta especialmente el empeño de muchos de pensar que estas construcciones tienen un origen sobrehumano.

Consideraciones metafísicas aparte, el hecho es que cada vez se van descubriendo más detalles sobre la construcción de las pirámides. Aunque en muchos casos nos movemos en el terreno de las teorías, nos podemos aventurar a explicar cómo se construyeron las famosas pirámides de los faraones Keops, Kefrén y Micerinos, ubicadas en Giza, muy cerca de El Cairo. Olviden por completo lo que han visto en el cine, ya que, según parece, no tiene nada que ver con lo que sucedió en realidad. Para empezar, nunca hubo esclavos en la época de los faraones, así que, una vez rotos todos nuestros esquemas, debemos partir de cero.

Para los antiguos egipcios, la auténtica vida comenzaba después de la muerte. Esta creencia es la causante de que cinco mil años después de su construcción, aún permanezcan en pie y en considerable buen estado sus monumentos funerarios mientras que, curiosamente, no quede ni una casa, ni un palacio, ya que para estas construcciones no empleaban materiales duraderos como la piedra. Lo realmente importante era lo que venía después de su paso por esta vida, por eso no tenían un especial interés en perpetuar sus bienes terrenales. Egipto contaba con mucha variedad de materiales pétreos. A lo largo del Nilo disponían de cerca de cuarenta tipos de piedra catalogados y empleados con fines artísticos y arquitectónicos.Antes de construirse las pirámides, los faraones eran enterrados en mastabas, edificios funerarios de sólo una planta.

La primera pirámide que se construyó fue la pirámide escalonada de Zóser, que aún se puede contemplar en Sakkarah, la necrópolis de Menfis. Construida en el año 2.650 antes de Cristo por el arquitecto Imhotep, inicialmente fue concebida como una mastaba, pero posteriormente se le fueron añadiendo más pisos hasta llegar a seis. Es la construcción en piedra más antigua del mundo que existe. Sus muros exteriores, de caliza blanca, miden 545 metros de Norte a Sur y 227 metros de Este a Oeste. El muro tiene 14 puertas, 13 de ellas falsas. Su altura es de 66 metros. En su interior se encuentra la cámara sepulcral del faraón Sneferu, de granito rosa, que está sellada con un bloque de piedra de tres toneladas de peso.

También en Sakkarah se encuentra la llamada "falsa pirámide" o pirámide curva. Esta pirámide se construyó para el Faraón Sneferu, padre de Keops, aunque no llegó a ocuparla nunca. Sus lados son rectos, no escalonados, salvo por un cambio de ángulo en el centro de cada uno de ellos. Como resultado, tiene una terminación irregular. Los arquitectos redujeron el ángulo de inclinación hacia la mitad de la pared, por miedo a que la construcción fuera inestable. Esto obligó a que se construyera otra morada eterna para Sneferu, el único faraón con dos pirámides.